Me gusta

  • fb-azul1

Suscríbete

  • yt-durazno1

Sígueme

  • ig-rosa1

8 pasos para verte y sentirte bien cuando tienes cáncer de mama


cuida tu aspecto


Si has comenzado o te encuentras en el proceso del tratamiento, tal vez has notado que el cuidado de tu apariencia personal no importa tanto, el cansancio y la tristeza nos desanima lo suficiente como para dejar pasar esos pequeños detalles, pero verte en el espero y disfrutar lo que ves, es sin lugar a dudas es un factor que puede hacerte sentir mejor a lo largo de todo el proceso.


La manera en cómo te percibes es de suma importancia para fortalecer el autoestima, y al estar enfermo, lo primero que hacemos es descuidar nuestro cuidado personal, esto es un error muy común, debido a que es difícil sentirte bien al pasar por alguna enfermedad.


Dicho esto es importante recalcar el poder que tiene nuestro autoestima y la manera en cómo nos percibimos a nosotros mismos en cualquier proceso de enfermedad, el descuido de este elemento sólo te empujará a sentirte cada vez peor, por lo cual atender nuestro aspecto podría ser una manera de lograr sentirnos mejor con nosotros mismos a pensar de estar pasando por momentos complicados.


Además de la higiene, invertir algo de tiempo en la manera en cómo nos vemos puede hacer la diferencia en nuestro estado de ánimo, brindándonos mayor confianza y control sobre la situación.


Si no sabes cómo comenzar a volver a cuidar tu aspecto o no quieres desatenderlo, aquí te damos algunos consejos para que trabajes en tu aspecto:

Sigue tus rutinas normales


Seguramente antes de enfermar tenías alguna rutina para cuidar tu aspecto, ¡aférrate a ella! Logra hacerte sentir bien luciendo bien para ti mismo, desde el acicalado y afeitado para los hombres, hasta el maquillaje para las mujeres.

cuida tu apariencia

Consiéntete

¿A quién no le gusta consentirse? Aprovecha tu tiempo libre para acudir a que te hagan la manicura, o tal vez ve a un día de spa con tus amigas (debes de consultarlo antes con tu médico), si no tienes tiempo o posibilidad de acudir a estos lugares, compra algo que te haga sentir bien, unos zapatos, un traje nuevo o tal vez una mascarilla para aplicarla en la comodidad de tu hogar.

Cuida tus uñas

Es probable que en el proceso del tratamiento tus uñas puedan llegar a separarse de la base de la piel, por lo cual es muy recomendable que las mantengas cortas para que no se atoren a las cosas.


Pinta tus uñas: si notas que tus uñas tienen un color diferente al que solían, es totalmente normal, el tratamiento tiende a decolorarlas, por lo cual optar por pintarlas es una excelente opción para mejorar su aspecto, sólo ten en consideración usar un retirador libre de acetona si es que quieres cambiar de color y evita las uñas postizas por algunos meses.


La forma perfecta: darle una forma agradable a tus uñas es un buen pretexto para consentirte y lograr que se vean como tú quieres, sólo asegúrate de usar utensilios limpios en el proceso, esto te evitará problemas y dejará tus uñas relucientes.




Manos suaves

Si estas a punto de llevar a cabo algunas labores del hogar, no olvides usar unos guantes que protejan tu piel de los químicos de limpieza, y no olvides aplicar algo de crema humectante al terminar, esto ayudará a que la piel de tus manos siga estando suave y protegida. Puedes usar tu humectante favorito, y deleitarte con el aroma que más te guste.

Aféitate

Si estas a punto de afeitarte elige una afeitadora eléctrica sobre la que usas regularmente, esto te ayudará a evitar irritaciones e incluso hasta cortaduras, no olvides al terminar aplicar alguna crema humectante para nutrir tu piel.

Ejercítate

Mantenerte en un estado activo te ayudará a sentirte mejor, así que proponte alguna caminata o rutina ligera, consulta con tu médico qué tipo de ejercicios serían los mejores para ti y en qué medida podrías hacerlos.