“Tengo cáncer de mama”: 4 maneras fáciles de compartir la noticia

March 16, 2017

 

Cuando eres diagnosticada con cáncer de mama, uno de los momentos que más nos cuestan es el compartir la noticia con nuestra familia. Pensar en decirle a la gente a la que queremos se convierte en otro reto más justo en ese momento tan complicado.

 

La verdad es que no hay una receta para cuándo y cómo hacerlo. Todas somos diferentes, tenemos necesidades distintas y una manera única de relacionarnos con lo que nos pasa y el cómo lo compartimos.

 

Lo que sí es un hecho es que es muy importante que compartas la noticia del cáncer de mama con todos aquellos que son importantes.

 

Este proceso de vida es uno de esos que no podrás manejar sola porque es indispensable recibas apoyo, ayuda y sobretodo cariño y buena vibra de tu gente cercana.

 

Compartir la noticia puede ser muy duro, pero también es una gran oportunidad para verbalizar lo que estás sintiendo y eso puede ayudarte mucho a tener más claridad de los siguientes pasos y de las decisiones a tomar durante tu proceso.

 

El entrar a un proceso de tratamiento de cáncer de mama implica la necesidad de sentir apoyo y compañía, no sólo de tu mamá o tu hermana, sino de esas “hermanas de la vida” que has escogido y que siempre están en la buenas y en las malas.

 

Hoy quiero compartir contigo algunos consejos muy simples para prepararte y no sentirte abrumada cuando te han diagnosticado con cáncer de mama y es momento de decirle a quienes más quieres:

 

1. Haz una lista de con quién quieres compartir la noticia

 

Aquí obvio estarán tus papás, si es que aún no lo saben, tu pareja, y sólo si estás lista, tus hijos. Más adelante hablaremos de eso. También incluye a tu círculo de amigas más cercano y las personas importantes en tu trabajo y en tu casa.

 

2. Escribe cuál es el objetivo de compartirlo con cada una de esas personas en la lista.

 

Esto es importante pues serás muy clara en el por qué se los estás diciendo y cada uno entenderá desde el principio cuál es tu expectativa y la manera en la que quieres que te ayuden en tu lucha contra el cáncer de mama.

 

Habiendo hablado sobre esto, te sentirás más cómoda cada vez que tengas que comentar algo al respecto.

 

Algunos de los objetivos que puedes tener en este sentido son:

 

 

 

  • Simplemente comunicarles pues estarás fuera del trabajo un tiempo y necesitas planearlo

  • Porque necesitarás apoyo en las labores de la casa o de tus hijos

  • Porque quieres que esa persona fuerte y que te ayuda siempre a levantarte o ver lo positivo debe estar al pendiente de ti y estarás buscándola más, etc.

 

3. Haz una lista de lo que necesitas de cada uno

 

Muchas veces solo necesitarás apapacho sin consejos, o le darás la bienvenida a recomendaciones y a historias de lo que otras personas han hecho con su cáncer de mama. Aun cuando todos tienen siempre buenas intenciones, desde el inicio puedes asegurarte de que lo que te compartan sea lo que necesitas y quieres escuchar.

 

Es muy común que la gente que te quiere, durante el proceso quiera apoyar a compartiendo todo lo que sabe y lo que ha escuchado del cáncer de mama y de los tratamientos. No te agobies, escucha sólo lo que te haga sentido y te vibre. Conecta sólo con lo que creas sirve.

 

Aquí podrás enlistar cosas como:

  • La necesidad de que te apoyen en el trabajo, que te cubran mientras no estás

  • Que se encarguen de algunas cosas en la casa

  • Que te acompañen durante tus citas

  • Que te apoyen investigando o buscando contactos

  • Que te escuchen.

 

En esta lista podrás asegurarte de pedir lo que necesitas para que tu plan de acción se lleve a cabo de la mejor manera y con el apoyo adecuado. Se trata de que aproveches este grupo de apoyo personal para que vivas tu proceso de cáncer de mama enfocada, cuidada, apoyada y consentida por la gente que quieres.

 

4. Háblalo con cada uno de ellos

 

Este es el momento más difícil pues nadie sabe cómo reaccionar cuando un familiar te dice que tiene cáncer de mama. Prepárate para decir lo que sientes, cómo sucedió, qué te preocupa y qué sigue. También se vale no tener aún respuestas a muchas cosas. No pasa nada, lo importante en esta conversación es compartir lo que estás sintiendo y lo que necesitas.

Recuerda que no estás sola y que este es el momento justo en el que debes pedir ayuda a tus seres queridos y a tu círculo de apoyo. Se trata de ti, de tu salud, tu recuperación, tus deseos, tus planes y tu vida.