Consejos para relajarte a pesar del cáncer

May 17, 2019

En los últimos meses he pensado mucho sobre el estilo de vida que estamos viviendo. Sobretodo haciendo conciencia sobre la contaminación de estos días tan terrible en la Ciudad de México que nos grita todo el tiempo que paremos.

 

No podemos negar que ahora todos estamos siempre ocupados, que las horas del día no alcanzan porque tenemos demasiadas responsabilidades y que sí, definitivamente se siente bien decir que tuvimos una semana productiva, ocupada, de mucho trabajo.

 

Es como si vivir en estrés, de un lado para otro, estuviera “bien”  y la realidad es que este estilo de vida nos está consumiendo más de lo que creemos.

Y cuando además, le sumamos el proceso de cáncer de mama que de manera inevitable nos llena de cansancio y un montón de idas y venidas al doctor en el calendario, es casi imposible encontrar un equilibrio que nos permita relajarnos.

 

 

 

Pero la realidad es que hacer mucho, ser la ejecutiva con una agenda apretada o la mamá que no deja de correr no es bueno para nadie. Menos ahora que tu cuerpo, tu mente y tu espíritu necesitan un momento de descanso.

 

Sé que no es fácil y que dejar de vivir así es casi imposible porque prácticamente todos los hacemos pero los beneficios de relajarte, descansar y tomarte un tiempo para sanar física y emocionalmente durante esta etapa de tu vida son maravillosos.

 

Si te está costando trabajo detenerte y relajarte quiero compartir contigo los consejos que me funcionaron para lograrlo incluso cuando iba a quimioterapias o me sentía ansiosa por lo que estaba viviendo:

 

1. Respiraciones

 

Los ejercicios de respiración son y pueden ayudarte a calmar el cuerpo y la mente no importa dónde te encuentres. Son de gran ayuda sobre todo durante la quimioterapia o en días de reposo después de una cirugía porque lo único que necesitas es cerrar los ojos y respirar. Siéntate o recuéstate en un lugar tranquilo y seguro y pon una de tus manos sobre tu vientre. Respira por la nariz lenta y profundamente contando hasta tres y luego exhala por la boca a la misma cuenta de tres. Siente cómo sube y baja abdomen mientras respiras. Repita cinco veces, o el tiempo que necesites para sentirse relajado.

 

Si quieres un ejercicio de respiración o una meditación guidada, te comparto el link a la transmisión en vivo con Gabriela Navarro experta en mindfulness. (https://business.facebook.com/valbenmujer/videos/227524511448077/)

 

2. Journaling, escribir todo

 

 

 

Esta es una de mis herramientas favoritas y la he recomendado en varios artículos. Me ayuda muchísimo todos los días, incluso después de haber salido del proceso de cáncer. En mi bolsa vas a encontrar más de dos libretas que uso para muchísimas cosas. Desde crear listas para organziarme hasta escribir lo que me venga a la mente en cualquier momento. El journaling es una actividad que puedes llevar acabo todas las mañanas y es muy sencilla, practicamente es llenar un diario que te permita liberarte de todos los pensamientos negativos, del estrés y los problemas. Toma unos minutos de tu día para escribir cómo te sientes, no tiene que ser largo o corto. Tiene que ser lo que tú necesitas.

 

Puedes hacer esto en un cuaderno o en una aplicación del teléfono, lo que sea más cómodo para ti. No te si lo que escribes está bien o mal, esto es para ti y solo debes enfocarte en expresarte para ayudar a liberar algo de tu estrés.

 

3. Visualizaciones

 

¿Alguna vez has escuchado la expresión “encuentra tu lugar feliz”? Este ejercicio tiene mucho que ver con esa frase. También me recuerda mucho a cuando alguien triste dice que finge una sonrisa hasta que la sonrisa sea sincera. Para mi el poder de nuestra mente siempre ha sido sorprendente, realmente creo que tenemos la capacidad de lograr grandes cosas, sentir calma es una de ellas.

 

Solo necesitas cerrar los ojos e imaginar todo lo que te hace sentir bien: imágenes, sonidos, olores, sabores y sensaciones táctiles. Por ejemplo, si piensas en la playa, puedes imaginar olas tranquilas, el sonido de niños jugando en la arena, el olor a protector solar, el sabor del helado y la sensación de estar sentada en la arena. Cuanto más entres en tu visualización, más podrás relajarte.

 

Ve a ese lugar que te hace sentir bien, deja que tu mente haga magia y te transporte a donde necesitas estar para sentirte en paz.

 

4. Haz una lista

 

Listas por aquí, listas por allá. Soy yo o las listas están de moda. Pero siendo honesta son una maravilla, las listas me ayudan muchísimo a mantenerme organizada pero sobre todo a liberarme de la presión de tener demasiadas actividades o responsabilidades.

 

Cuando vas por la vida tratando de acordarte de todo de memoria, además de que es muy probable que algo se te vaya a olvidar, te estás causando demasiado estrés porque en la mente todo está revuelto y no tiene un orden físico que puedas seguir y que te haga sentir que nada se te escapará. Si quieres aprender a hacer listas inteligentes, te recomiendo que descargues mi guía con plantillas y ejercicios muy fáciles de llevar a cabo.

 

Además, hay miles de opciones para hacer listas. Puedes hacer una lista de las palabras positivas que siempre quieres tener en la mente, de tus pendientes, de tus citas con el doctor, de las dudas que quieres resolver, de las cosas que quieres agradecer, de las cosas que te llaman la atención en la calle, de lo que escuchas, etc.

 

 

5. Conéctate con la naturaleza

 

 

 

La naturaleza es mágica y pasar unos minutos en ella cuando te sientas estresada puede ayudar a relajarte. Sal y camina un poco o simplemente siéntate en el jardín, el parque o un espacio lleno de árboles. Nuestra conexión con este mundo es muy poderosa y los beneficios de la naturaleza sobre nuestro cuerpo físico y nuestras emociones son muchos. Además de que es completamente gratuito. A veces sólo se trata de voltear hacia el cielo y observar unos minutos.

 

Como puedes ver, estos consejos no son nada complicados, no requieren de una gran inversión o esfuerzo sin embargo, sí creo que para obtener todos sus beneficios debes comprometerte con tu salud emocional y hacer que estos pequeños espacios de calma sea un hábito de todos los días.

 

Una herramienta extra que puede ser de gran ayuda es la medicina complementaria.  Si de solo leer la palabra “medicina” te dio algo de incertidumbre entonces descarga mi guía de medicina alternativa para entender qué es, qué opciones hay y cómo puedes elegir la que mejor vaya contigo y con tu tratamiento tradicional.

 

Me encantaría saber cómo es que tú logras relajarte durante el cáncer de mama y si pruebas alguno de estos consejos cuál fue tu experiencia.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

8 vegetales súper saludables que debes comer

January 30, 2018

1/5
Please reload

Entradas recientes