Cáncer de mama: 7 mitos que debes conocer


Es probable que durante tu proceso hayas escuchado alguno de estos mitos pero es un hecho que no se puede creer todo lo que se lee o se escucha. Basta con googlear la palabra “cáncer” para obtener una infinidad de resultados diferentes, entonces ¿qué será verdad? ¿a quién creerle y a quién no?


El problema principal es que gran parte de la información que hay en Internet suele ser incorrecta, o peor aún, dañina. En la actualidad es fácil acceder a muchas páginas con información sobre el cáncer de mama que promete ser válida, pero en la misma proporción, hay muchas páginas que sólo se dedican a esparcir mitos.


Puede llegar a ser muy difícil distinguir los hechos de la ficción, los mitos e información falsa suenan creíbles, pero al invertir un poco más de esfuerzo en buscar evidencias, podrás percibir estas “verdades” falsas.




Cuando inicie mi tratamiento, lo más fácil fue buscar qué tenía para intentar entender lo que estaba pasando pero la realidad es que la información más allá de ayudarme me desalentó. Quiero que con esta nota te sea más fácil identificar la verdad sobre los mitos, basándonos en evidencias y no anécdotas o historias falsas para que la información que encuentres sea útil para tu proceso:


El cáncer es una enfermedad moderna hecha por el hombre


Seguramente alguna vez has escuchado el comentario de “el cáncer es una enfermedad creada por el hombre”, pero las evidencias desmienten este mito inmediatamente. El cáncer ha existido desde los principios de la historia del ser humano, siendo descrito a través de la historia por los médicos egipcios y griegos, e incluso investigadores han descubierto indicios de cáncer en esqueletos de 3,000 años de antigüedad, ¡incluso hasta en huesos de dinosaurio!


Los súper alimentos previenen el cáncer


Este puede ser uno de los mitos más comunes. Moras azules, brócoli, ajo, té verde, y una infinidad de alimentos se han tomado como ejemplos de alimentarios que previenen el cáncer, pero este “fact” no cuenta con evidencias científicas probadas.

Con esto no te estamos diciendo que no debes de pensar en maneras de alimentarte mejor, pues es claro que hay alimentos que son más sanos que otros, y estas elecciones mantendrán tu cuerpo saludable.


Nuestros cuerpos son inmensamente complejos y el cáncer lo es también, por lo que es bastante ilógico decir que cualquier alimento, por sí solo, podría tener una influencia importante sobre las posibilidades de desarrollar cáncer.


Las dietas "ácidas" causan cáncer


Algunas falsedades sobre el cáncer son muy persistentes, a pesar de ir en contra de cualquier regla básica de biología y uno de esos mitos nos dice que las dietas excesivamente "ácidas" hacen que la sangre se vuelva "demasiado ácida", lo que puede aumentar el riesgo de padecer cáncer.


Tal vez te han dicho que las células cancerosas no pueden vivir en un ambiente excesivamente alcalino, pero es cierto que ninguna célula de tu cuerpo puede hacerlo.

La sangre suele ser ligeramente alcalina, este es un proceso regulado por los riñones, cambiar la alcalinidad de la sangre no sucederá al llevar una dieta alcalina, pues si hay algún sobrante alcalino o ácido entre los niveles aceptados por el organismo simplemente se desecharán por la orina.


El cáncer es un hongo, y el bicarbonato de sodio es la cura


Los defensores de esta teoría dicen que el cáncer es causado por la infección por el hongo cándida, y que los tumores son en realidad el intento del cuerpo de protegerse de esta infección.


Pero no hay pruebas que demuestren que esto es cierto y hay muchas evidencias que se remontan hasta 1902 que dicen que el cáncer comienza a partir de las fallas de nuestras propias células.


Además, mucha gente perfectamente sana puede ser infectada con cándida pues este hongo forma parte de los microbios que viven en todos nosotros. Por lo general nuestro sistema inmunológico mantiene la cándida bajo control.


La "solución" de esta teoría consiste en inyectar tumores con bicarbonato de sodio, que no es siquiera el tratamiento utilizado para tratar las infecciones por hongos, y mucho menos el cáncer. Por el contrario, hay una buena evidencia de que altas dosis de bicarbonato de sodio pueden llevar a consecuencias graves, incluso fatales.




Cura milagrosa al cáncer


Desde el uso de cannabis hasta los enemas de café, Internet está inundado de videos y anécdotas personales sobre curas "naturales" milagrosas para el cáncer.


Sin embargo, los vídeos de YouTube y los mensajes de Facebook no son evidencia científica y no es lo mismo que pruebas de buena calidad y revisadas por expertos.


En muchos casos es imposible saber si los pacientes que aparecen en tales fuentes han sido "curados" por algún tratamiento alternativo en particular o no. No sabemos nada acerca de su diagnóstico médico, la etapa de la enfermedad o la perspectiva e incluso si realmente tuvieron cáncer en el primer lugar.


Sólo escuchamos las historias de éxito, pero la realidad es totalmente distinta, ¿qué pasa con las personas que lo han probado y no han sobrevivido? Los muertos no pueden hablar y, a menudo, las personas que hacen este tipo de sólo eligen sus mejores casos, sin presentar el cuadro completo.


Estar consiente de buscar opciones que tengan rasgos científicos, con investigaciones estrictas y la presencia de expertos en el proceso puede ser la diferencia entre la cura o la muerte.


No hemos progresado en la lucha contra el cáncer


Esto simplemente no es cierto. Gracias a los avances en la investigación, la supervivencia del cáncer se ha duplicado en el Reino Unido durante los últimos 40 años, y las tasas de mortalidad han disminuido en un 10 por ciento en la última década.


Por definición, estas cifras se refieren a personas tratadas hace al menos 10 años. Es probable que los pacientes que son diagnosticados y tratados hoy en día tengan una probabilidad aún más alta de supervivencia.


Aunque aún hay un largo camino por recorrer existen equipos de expertos buscando nuevas opciones que sean más eficaces y menos invasivas.




Los tiburones no tienen cáncer.


Claro que lo tienen, pero mitos como este han sido la causa por la masacre de millones de tiburones a través de la industria de píldoras de cartílago de tiburón, que se venden a los pacientes de cáncer desesperados bajo la falsa pretensión de que pueden ayudar a reducir o curar su enfermedad.


El mito comenzó camino de regreso en la década de 1970 cuando Henry Brem y Judah Folkman de la Escuela de Medicina Johns Hopkins señalaron que el cartílago impedía el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos en los tejidos.


Pero en 2004, el Dr. Gary Ostrander y sus colegas de la Universidad de Hawaii publicaron una encuesta del Registro de Tumores en Animales Inferiores, en donde encontraron 42 tumores en la especie Chondrichthyes (la clase de peces cartilaginosos que incluye tiburones, patines y rayas).


Dos tiburones tenían múltiples tumores, lo que sugiere que eran genéticamente susceptibles o expuestos a niveles extremadamente altos de carcinógenos.

Incluso se encontraron tumores en el cartílago de tiburón, Ostrander esperaba que esta información pusiera fin al mito de que los tiburones son de alguna manera mágicamente libres de cáncer.


¿Alguna vez creíste o escuchaste algunos de estos mitos? Comparte conmigo en los comentarios, me gustaría escuchar tus dudas y ayudarte respondiendo en futuras publicaciones. La información que comparto contigo está basada en mi experiencia con el cáncer de mama, las investigaciones que realice para superarlo y el conocimiento de expertos que me han acompañado en el proceso.


#mitos #cáncer #cáncerdemama #mitossobreelcáncer

42 vistas

Aviso de Privacidad

Contáctame

  • Facebook
  • YouTube

Ciudad de México