Prepárate para los efectos secundarios del tratamiento contra el cáncer de mama




Una de mis mejores amigas siempre me ha dicho que el dolor físico se olvida…y es una verdad absoluta. Es raro que nos acordemos tal cual, del dolor de tener un hijo, o de la caída que nos causó una fractura, o de la primera operación de muela que tuvimos en la vida. Tan es algo que olvidamos que si vuelve a suceder lo tomamos como algo nuevo y volvemos a sentirlo como si fuera la primera vez.


Cuando hago memoria y trato de recordar los síntomas más molestos que pasé durante mi tratamiento me acuerdo de pocos y ni siquiera con tanto detalle.


Trataré de hacer memoria para poder compartirles a ustedes todo lo que sí o sí les puede llegar a suceder. Esas cosas que nadie nos dice por miedo a sugestionarnos, o simplemente porque en verdad todas reaccionamos de manera distinta.


De una vez te digo: ¡sí, si vas a sentir náuseas, cansancio, dolor por una cirugía, dolor de cabeza, úlceras en la boca, indigestión y falta de hambre, sed, estarás hinchada, con la piel reseca y probablemente sin pelo, pero se trata sólo de un rato, unas semanas, unos meses, un pedacito muy chiquito de toda tu vida y de pronto regresarás a ser tú, esa nueva tú “corregida y aumentada”, mejorada!


Así que enlistaré todo lo que puede llegar a pasarte sin miedo a que te sugestiones y con el afán de que sepas lo que viene para que te prepares. No quiere decir que te pasará todo esto, pero es un hecho que, si estás siguiendo un tratamiento de quimioterapia y radiación, acompañado de una cirugía, es probable que sientas uno o varios de estos síntomas.


Decidí compartir esto porque estoy segura de que el hecho de saber y reconocer lo que nos pasa, nos da tranquilidad y nos permite prepararnos para superarlo y sentirnos mejor. Es la manera en la que tomamos en nuestras manos lo que viene y hacemos algo al respecto. Nada como estar listas con todos los remedios a la mano y que no nos agarre por sorpresa. Por ahí dice el dicho: mujer prevenida vale por dos.


Así que aquí los síntomas y algunos remedios que de boca en boca me llegaron y funcionaron en mi caso:


Náusea, vómito y pérdida de apetito


Es inevitable no sentir náusea en la mayoría de los tratamientos de quimioterapia. La intensidad y la duración dependerá de tu tratamiento y de tu propio cuerpo, pero debes saber que además de ser normal, puedes recurrir a los típicos remedios caseros como cuando estás embarazada como comer aceitunas, dulces ácidos, cosas picantes o morder hielos y hasta pedirle a tu médico que te dé medicamentos para controlarla. Prueba diferentes cosas y verás que vas a encontrar algo que te ayude.


Es muy importante que te mantengas bien nutrida así que si no tienes hambre, intenta jugos de frutas y verduras fríos y sopas con algo de proteína y arroz. No dejes de comer pues en verdad te sentirás peor.




Cansancio


El cansancio es algo que se siente de manera intermitente a lo largo del tratamiento y la verdad es que lo único que debes hacer es tal cual descansar. Pero hacerlo en serio; acostarte en la cama y sólo ver tele, leer o distraerte en tus pensamientos viendo el techo. No pasa nada, se vale frenar y se vale darte ese tiempo. Tu cuerpo lo necesita, estará trabajando a mil.




Úlceras en la boca


Cuando estamos en tratamiento de quimioterapia, se ven afectadas nuestras mucosas y muchas veces en especial las de la boca. Asegúrate de comer cosas alcalinas durante esos días, hacer enjuagues de boca con sal y bicarbonato y tener a la mano si es necesario algún medicamento local para ponerte cuando haya mucho dolor.




Subida de peso e hinchazón


La verdad es que este no es momento de preocuparte si subes un poco de peso. Puedes ser normal aun cuando no estés comiendo de más. No te preocupes y deja que tu cuerpo pase el proceso lo mejor alimentada posible. Muchas veces junto con los tratamientos te recetarán algo de cortisona para como medicamento de apoyo para algunos síntomas. Si estás muy incómoda, platica con tus médicos para que te guíen respecto a lo que puedes hacer.




Riesgo a contraer infecciones


Es un hecho que estarás mucho más sensible a enfermarte durante tu tratamiento e inclusive meses después de terminarlo. Tu sistema inmunológico se ve afectado con los tratamientos y es muy probable que te den más gripas, infecciones intestinales y que sea más fácil que te contagies. En verdad deberás cuidarte mucho. No exponerte a grandes multitudes de gente, alejarte de niños enfermos y cuidar la higiene de todo lo que comes. Si vas a estar en lugares de mucha gente usa un tapaboca.




Pérdida de pelo


Este es uno de los síntomas que más nos preocupan a las mujeres, y si bien no causa dolor, es algo que nos afecta tremendamente a nivel emocional. Aprovecha para ponerte sombreros, gorros y mascadas…inclusive para la peluca con el pelo que siempre has querido tener. Sólo serán unos meses y tu pelo regresará y saldrá de nuevo.




Piensa que todo esto que sientes es finito, serán a veces horas, otros días, otros semanas y algunos hasta meses, pero todos los síntomas se irán y volverás a la normalidad. Te darás cuenta cuando todo haya pasado que el dolor se olvida, que ya pasó y que puedes ahora sí descansar. Que puedes con eso y más, que eres una nueva versión de ti, fortalecida y vuelta a nacer.


Quiero ayudarte a sentirte bien y vivir el cáncer de manera positiva, me gustaría escuchar tus opiniones y dudas en los comentarios para responder con más publicaciones útiles.


Si esta nota te gustó, tal vez te puede interesar :8 preguntas que debes hacer a tu médico sobre tu tratamiento de cáncer de mama.




#cáncer #síntomas #salud #prevención #cáncerdemama

67 vistas

Aviso de Privacidad

Contáctame

  • Facebook
  • YouTube

Ciudad de México