4 cosas para disfrutar a pesar de estar en tratamiento de cáncer de mama


Medicamentos, citas con el médico, llamadas con el seguro, trabajo desde casa, tiempo con la familia…. Estas son sólo algunas de las actividades de las cuales tenemos que encargarnos cuando enfrentamos cáncer de mama y, tantas responsabilidades, pueden traer consigo un desequilibrio emocional impresionante.


La realidad es que a veces se nos olvida todo lo bueno que sí tenemos y caemos en el victimismo viendo sólo la parte negativa del proceso.


Pero hay opciones para darle la vuelta a ese vacío y hondo futuro que a veces vemos. Aquí te enlisto lo que puedes hacer para revertir esa sensación de tristeza constante:


1. Haz ejercicio



El ejercicio tiene muchos beneficios físicos y emocionales además de liberar endorfinas, elevar nuestro nivel de energía y fortalecer los músculos, el ejercicio es una excelente opción para dejar ir todas esas emociones negativas que te hacen sentir angustiada, cansada o triste durante el tratamiento de cáncer de mama.

Para mí el ejercicio va con música y se vuelve súper terapéutico distraerse también con ella.


Pregunta a tu médico para asegurarte que puedes hacer ciertos tipos de ejercicio, pero algunas opciones son yoga, correr, caminar o natación.


2. Busca una terapia



Sé que hay muchas mujeres que pueden pensar que no lo necesitan, pero la ayuda psicológica te permitirá cambiar tu perspectiva sobre la enfermedad y sobretodo hablar del tema abiertamente.

Cuando estamos pasando por un momento difícil, es común pensar que lo que sentimos es lo único que está bien así que si estamos sintiendo emociones negativas es probable que vivamos un proceso mucho más complicado.


Ir a terapia te permitirá tener una perspectiva externa sobre la situación, manejar tus emociones, entender de dónde vienen y qué puedes hacer tú para sentirte mejor durante estos momentos.


Los terapeutas cuentan con muchos ejercicios poderosos para enfrentar el cáncer de mama con una mejor cara, recuerda que un elemento muy importante es la actitud que tomamos durante la enfermedad.



3. Conecta cuerpo, mente y espíritu


Entender que somos seres integrales es fundamental para vivir un mejor proceso de cáncer de mama. Si creemos que enfocarnos solo en el cuerpo es la mejor opción para salir adelante estamos muy equivocadas. El cuerpo es sabio, habla de lo que está pasando internamente y es una señal de alerta para poner atención a los problemas que enfrenta el espíritu. Enfocarte en sanar cuerpo y alma es la mejor opción para sentirte más tranquila.

Trabaja en lo que a ti te corresponde para cuidar tus pensamientos y tus emociones, deja que tu médico cure el cuerpo y tu asegúrate de cuidarlo con lo que comes.


4. Busca un grupo de apoyo


Recuerda que no estás sola, cuando pasas por momentos difíciles lo peor que podemos hacer es enfrascarnos en nosotras mismas, guardar las emociones y querer ser “la mujer maravilla” e independiente.

Compartir, hablar e intercambiar ideas, además de ser un gran estímulo para la mente y el espíritu es una gran oportunidad para aprender de otros, tomar recomendaciones y saber que siempre habrá una mano de ayuda… sí incluso en los peores momentos del tratamiento.


Ahí lo tienes, es tan sencillo como salir a dar un paseo, escuchar una meditación y entender que la fuerza para sobrellevar el tratamiento está dentro de ti. Solo debes de confiar.


Otra de las herramientas que me ayudó a superar el cáncer de mama fue el poder de la alimentación, si quieres saber cómo éste puede ayudarte a ti también, compra mi Ebook “Cómo comer cuando tienes cáncer de mama” y obtén información y recetas para sanar tu cuerpo de adentro hacia fuera.


#tratamiento #disfrutar #paz #vida

132 vistas

Aviso de Privacidad

Contáctame

  • Facebook
  • YouTube

Ciudad de México