Me gusta

  • fb-azul1

Suscríbete

  • yt-durazno1

Sígueme

  • ig-rosa1

Eso de lo que nunca se habla en el “Octubre Rosa”


Siempre que llega este mes me da por los sentimientos encontrados.

Por un lado, me emociona y me llena de ilusión poner en boca de todos un tema que es importantísimo en mi vida y en la vida de las casi 22,000 mujeres que cada año son diagnosticadas con cáncer de mama en México.

Los esfuerzos se ven por todos lados: promociones en supermercados, programas de radio hablando del tema, entrevistas con especialistas en todos lados, autoexploración, mastografías, paquetes de estudios con descuentos, cascos de americano con listón rosa, moños en las solapas de la gente, donaciones, conocidos, desconocidos, amigos, empresas, marcas, fundaciones luces rosas!…todos queriendo sumar y participar.

Y llega el 31 del mes y volvemos al silencio, es como si sólo se pudiera hablar del tema en octubre.

Y es ahí en donde me frustro….porque todos queremos hacer en un mes todo eso que podemos hacer en un año.

Así que hoy, haciendo el kick off formal de la temporada rosa en este espacio, quiero hablarles de todo eso que NO se habla ni en octubre ni en el resto del año sobre esta enfermedad.


Y empiezo por esas cosas un poquito técnicas que son importantes y de las que poco se habla y que son importantes para poner en contexto:


1. Una gran mayoría sobrevivimos la enfermedad

En México se estima el 74% de las mujeres sobreviven al cáncer y en países como Estado Unidos los números suben hasta más del 85% la tasa de supervivencia en los primeros 5 años cuando se trata de un cáncer localizado (in situ, como se dice técnicamente)

O sea que cáncer hoy NO es igual a muerte.

Si bien nos conectamos con esa idea al momento de escuchar la palabra, las tasas de supervivencia y todas las que estamos aquí somos el ejemplo claro de que es una enfermedad que puede curarse.


2. La mayoría de las bolitas en las mamas son benignos.

O sea, no se trata de asustarnos si sentimos algo. La mayoría de las veces se trata de fibrosis, quistes o los tumores mamarios benignos.

Así que no enfoques tu energía en enfermedad cuando sentiste algo, mejor sólo revísate y hazte tus estudios de control y aprovecha para seguir conociendo a tu cuerpo.


3. El cáncer de mama no siempre aparece en forma de ”bolita”

Siempre nos hablan de sentir una bolita y en mi caso fue la manera en la que yo me di cuenta de que algo no estaba bien pero también hay que poner atención a:



· Bultos en la mama

· Hinchazón en o alrededor de la mama, la zona de la clavícula o la axila

· Engrosamiento o enrojecimiento de la piel en la mama o alrededor del mismo

· Calor y comezón en el pecho

· Cambios en el pezón o secreción inexplicable

· Dolor de pecho que dura más de tres o cuatro semanas, no sólo en el período.



Otras cosas de las que poco se habla:


1. El cáncer es siempre una oportunidad para crecer

Y sé que suena duro y raro…¿por qué enfermar para recibir estos mensajes?

Pues porque a veces necesitamos frenar por completo para darnos cuenta de lo que nos hemos perdido de hacer o gozar.

El cáncer nos muestra oportunidades entre todos los restos que se nos presentan.

Y estoy segura de que hablo por muchas mujeres al decir que para mi el cáncer no es el fin sino el principio. En mi caso, y después de dos procesos durísimos de vivir con la enfermedad, decidí encontrar esos mensajes y me di la oportunidad de re-encontrarme conmigo, con mi misión, con mis sueños y con mi deseo genuino de seguir creciendo desde un lugar más maduro y responsable.


2. El cáncer nos invita a hacer comunidad

No me canso de hablar de lo importante que es el grupo de apoyo cuando pasamos por esta enfermedad, ese grupo al que tenemos que recurrir para que nos ayuden, nos apoyen, nos acompañen!

Pero lo más importante es aprender a pedir ayuda y digo, a recibirla también.

Y es que somos seres que vivimos en comunidad, que necesitamos los unos de los otros para contenernos y sostenernos.

El valor que una comunidad de mujeres como esta, que nos une el cáncer, el valor de una comunidad como la de nuestros amigos, nuestra familia, nuestros vecinos, nuestros colegas en el trabajo y todos esos seres que nos acompañan y nos suman son indispensables para superar el cáncer y cualquier reto en la vida.


3. El cáncer no te define

Tod@s somos más que una enfermedad.

El cáncer puede ser tan abrumador que pensamos que somos la enfermedad, pero somos mucho más que eso y si lo decidimos, ponemos esta enfermedad en el lugar que le corresponde y lo trabajamos para poder transformarla, dure lo que dure la vida en este plano.

31 visualizaciones0 comentarios