Las 7 cosas que seguramente has vivido si tienes chemobrain




Anteriormente hemos hablado sobre los efectos secundarios; esos síntomas molestos que experimentamos debido a los tratamientos contra el cáncer de mama.


Pero ¿será igual para todas? La respuesta es NO.


Cada caso es diferente, y el hecho de que experimentes o no algunos síntomas depende de tu tratamiento, tu situación médica, tu cuerpo y muchos otros factores.


El día de hoy voy a platicarles sobre el chemo brain, también conocido como brain fog o como yo decía: mi “ñoñez mental!”.


No se trata sólo de un término que los médicos usan para describir algo que le pasa a un paciente, es algo que muchas personas que hemos pasado por tratamientos agresivos como el del cáncer de mama llegamos a vivir.


Puedo resumir lo que es el chemo brain como la falta de claridad mental, la dificultad de concentrarte y de enfocarte en tus tareas diarias e interacciones con los demás. Básicamente te sientes medio “mensa”.


Es como si todo lo que hicieras lo estuvieras haciendo por primera vez.




Vivir con esta sensación de que tenemos “incapacidad” no es fácil y te puede afectar de diferentes maneras en tu día a día, pero tomarte las cosas tan en serio tampoco te ayudará, por eso hoy quiero que tomemos este tema con un poco de humor y habar sobre esas cosas únicas que suceden cuando vivimos con chemobrain.


1. Tener que explicarlo


Es normal que las personas que te rodean no entiendan por lo que estás pasando y que cuando te pregunten “¿Por qué te comportas así?” tú tengas que buscar las palabras correctas para describir qué es lo que tienes. Si esto te llega a pasar decirles “Mi cerebro se está tomando un descanso” es una buena alternativa.

O como me pasaba a mi, nadie se daba cuenta, sólo yo sentía que mo cerebro no funcionaba y cuando lo trataba de explicar NADIE me entendía nada!


2. Algunas veces no hay mucho qué hacer




Puede que muchas veces sientas que estás atrapada en arenas movedizas, que literalmente a tu cerebro le cuesta moverse y el mundo exterior gira a una velocidad que no puedes alcanzar por el momento, no te presiones, recuerda que este síntoma es temporal, ahora dale a tu cerebro un poco de tiempo para asimilar todos los químicos que están en tu cuerpo.


3. Olvidar todo


Olvidar palabras, citas, pendientes o la razón por la que estás en la cocina; eso es el chemo brain. No sumes estrés al proceso y deja las cosas pasar, pide apoyo y ayuda de las personas que te rodean para que no dejes pasar tus citas con el médico.

Otra opción es tener un calendario, liberta o agenda. Cuando las cosas están por escrito la organización mejora, independientemente de que olvides cosas o no.

Yo perdí llaves de mi casa más de dos veces y hasta siento que perdí para siempre habilidad para manejar mi coche.


3. Adivinando todo el día


Imagina que estás a punto de dormir, tu cama te recibe con los mejores deseos de que tengas una noche excelente, y de la nada, no recuerdas si cerraste las llaves del fregadero, o si pusiste el candado en la puerta de la entrada, sí, este es un episodio clásico de chemo brain.


Preguntas como ¿Tomé mis medicinas el día de hoy? Pueden ser comunes, prevén la confusión y lleva un pastillero con los medicamentos organizados, pon alarmas o lleva un registro.


4. Puede causarte mucha vergüenza




Es normal que a veces el chemo brain te haga sentir avergonzada; en tu trabajo, con tu familia o amigos, recordar cosas tan simples y comunes puede ser un reto para ti, tómalo con calma, habla con las personas que te rodean y explícales por lo que estás pasando, esto hará las cosas más fáciles para ti.

Recuerdo perfecto el estar sentada en una reunión de trabajo con mi equipo sin saber ni por dónde empezar ni qué decir. Como si fuera la primera vez que estaba yo ahí.


5. El ciclo de frustración


Puede que tus primeras experiencias acostumbrándote con el chemo brain sean difíciles y frustrantes. Si eres el tipo de personas que no pueden estar tranquilas hasta que recuerden la palabra, el pendiente o la razón por la que se pararon de la mesa y fueron a la cocina, será un poco difícil acostumbrarte a vivirlo constantemente.

Pero poco a poco, aceptarás que es parte del proceso y comprenderás que es temporal y que no tiene caso estresarte en recordar algunas cosas.

Déjalo ir, fluye y acepta que es parte del proceso.


6. ¡No me interrumpas!


Hablas sobre un tema, no importa cuál sea, y de la nada alguien te interrumpe, y cuando toda la atención regresa a ti, tú ya no recuerdas en qué estabas, es normal y aprenderás a vivir con eso durante tu chemo brain. Habla con las personas que te rodean y explícales por lo que estás pasando, estar exenta de interrupciones no es posible, pero puede ayudar a algo.


7. CUIDA DE TI




Sin duda alguna el chemo brain es desafiante, y una de las cosas MÁS IMPORTANTES Y ELEMENTALES que tienes que hacer y NO OLVIDAR es cuidar de ti. Busca ayuda si la necesitas, pide apoyo a tus seres queridos, habla con tu doctor o lleva a cabo métodos que te ayuden a organizarte y recordar, busca una forma de permanecer cómoda (lo más que se pueda) durante este proceso.


Es un desafío, pero no es el fin del mundo, entender y analizar qué te sirve y qué no para que las cosas sean más sencillas para ti en este proceso es esencial.

Tómalo con humor, prepárate y respira, recuerda que es temporal.

#chemobrain #quimioterapia #efectossecundarios

371 vistas

Aviso de Privacidad

Contáctame

  • Facebook
  • YouTube

Ciudad de México