top of page

Me gusta

  • fb-azul1

Suscríbete

  • yt-durazno1

Sígueme

  • ig-rosa1

Soy ejecutiva y tengo cáncer de mama


Así yo hace casi seis años…


Me acuerdo del increíble shock de recibir la noticia, por segunda vez en la vida: “tienes cáncer”…y mi reacción inmediata fue lo que hacía todos los días de mi vida: actuar, ejecutar, resolver, accionar. Pensé…”OK, ya me dijeron que me tienen que quitar esto, pues que me lo quiten ya que tengo muchas cosas que hacer y muchos pendientes en puerta, órale, a darle de frente a este tema, ¿qué hay que hacer?”


Y así, después de cinco días de haberme sentido una “bolita”, estaba yo ya operada, en una sala de recuperación del hospital, a dos días de la Navidad viendo el techo y el reloj que avanzaba lentamente, muy lentamente. Y yo literalmente desesperada y cayendo en cuenta de que estaba muy cabrón lo que me estaba pasando.




Esos primeros días antes de la cirugía fueron de dejar tareas, avisar en el trabajo, llenar los papeles del seguro, programar la cirugía, cerrar las citas agendadas y repartir pendientes en mi equipo. Me entró el acelerador (¡nada raro!) y preparé todo sin ayuda….obvio nunca la he necesitado (what?...estaba yo loca). Y ya teniendo todo en orden, les avisé a mis papás y a mi hermano un día antes de la cirugía. Estaba todo ya listo y planeado. No había nada que hacer, sólo esperar. (¡¡¡No sabía cómo esperar…siempre todo lo hacía a mil por hora!!!)


En sólo cinco días entendí que mi vida estaba en pausa….¿cómo? ¿pausa sin planear? ¿vacaciones sin agendar? ¿descanso con tantos pendientes? ¿neta descanso? ¿frenar por completo? ¿qué es esto? ¿qué está pasando? No sé que es dedicar tiempo al 100% para mí! No lo necesito! Así estoy bien y tengo mucho que hacer!!! Y no sé lo que es no hacer nada!!!