Tengo cáncer de mama, ¿qué debo comer?


¿Cómo elijo mis alimentos durante el tratamiento del cáncer? Cuando se enfrenta a un diagnóstico de cáncer de mama, la nutrición puede ser una parte importante del trayecto. Comer una dieta bien balanceada antes, durante y después del tratamiento del cáncer puede ayudarte a sentir mejor, mantener tu fuerza y ​​acelerar tu recuperación:

  • Mantener un peso saludable. Dependiendo del tratamiento de cáncer de mama que tomes, puedes experimentar aumento o pérdida de peso. Trata de mantener un peso saludable durante el tratamiento, evitando el exceso de ganancia o pérdida. No se recomienda una dieta estricta durante el tratamiento. Muchos pacientes con cáncer de mama aumentan de peso como resultado del tratamiento también.

  • Come comidas pequeñas y frecuentes durante todo el día. Comer comidas pequeñas y frecuentes asegurará que tu cuerpo esté recibiendo suficientes calorías, proteínas y nutrientes para tolerar el tratamiento. Las comidas más pequeñas también pueden ayudar a reducir los efectos secundarios relacionados con el tratamiento, como náuseas. Trata de comer de 5 a 6 comidas pequeñas o "mini" comidas cada tres horas.

  • Elije alimentos ricos en proteínas. La proteína ayuda al cuerpo a reparar las células y los tejidos. También ayuda a tu sistema inmunológico a recuperarse de la enfermedad. Incluye una fuente de proteína magra en todas las comidas y bocadillos. Buenas fuentes de proteína magra incluyen:

  • Carnes magras como pollo, pescado o pavo

  • Huevos

  • Productos lácteos bajos en grasa como leche, yogurt y queso o sustitutos lácteos

  • Nueces y mantequillas de frutos secos

  • Frijoles

  • Alimentos de soya

  • Incluye alimentos de grano entero. Los alimentos de grano entero proporcionan una buena fuente de carbohidratos y fibra que ayudan a mantener tus niveles de energía. Las buenas fuentes de alimentos integrales incluyen:

  • Harina de avena

  • Pan integral de trigo

  • Arroz integral

  • Pastas de grano entero

  • Come variedad de frutas y verduras todos los días. Las frutas y verduras ofrecen al cuerpo antioxidantes que pueden ayudar a luchar contra el cáncer. Elije frutas y verduras coloridas para obtener mayor beneficio. Trata de comer un mínimo de 5 porciones de frutas y verduras enteras al día. Las frutas y verduras frescas pueden necesitar ser cocinadas para los pacientes en tratamiento con un sistema inmune débil.

  • Elije fuentes de grasa saludable. Evita los alimentos fritos, grasientos y grasos. En su lugar, elije alimentos a la parrilla o asados. Las grasas saludables incluyen:

  • Aceite de oliva

  • Aguacate

  • Nueces

  • Semillas

  • Limita los dulces y el azúcar. Los alimentos altos en azúcares agregados como los postres y los dulces proporcionan poco beneficio nutricional ya que a menudo toman el lugar de otros alimentos que son mejores para ti.

  • Mantente hidratado. Beber suficientes líquidos durante el tratamiento es importante para prevenir la deshidratación. El objetivo es beber 64 onzas de líquido diariamente. Evita beber grandes cantidades de bebidas con cafeína. Demasiada cafeína puede deshidratarte.

  • Buen cuidado bucal. La quimioterapia y la radiación en la cabeza o en el pecho pueden irritar el revestimiento de la boca, la garganta y el esófago. Esta irritación puede dificultar el comer y tragar. El buen cuidado de la boca es muy importante. Si tienes dolor en la boca, cepilla tus dientes con una pasta suave después de comer y usa hilo dental todos los días.

  • Practica una alimentación limpia. Lávate las manos con frecuencia mientras preparas los alimentos. Utiliza diferentes cuchillos y tablas de cortar para carne y verduras crudas. Asegúrate de cocinar todos los alimentos a una temperatura adecuada y refrigerar las sobras de inmediato.

  • Habla con tu médico antes de tomar cualquier tipo de vitaminas o suplementos. Algunos medicamentos y tratamientos contra el cáncer pueden interactuar con vitaminas y suplementos. Elije primero la comida como fuente principal de nutrientes.

  • Bebe alcohol con moderación, si es que lo haces. El alcohol puede contribuir a la deshidratación, puede disminuir las habilidades de tu sistema inmunológico y no proporciona nutrientes beneficiosos.

  • Lo más importante es saber que tu viaje contra el cáncer es único para ti y tu tratamiento. Puedes experimentar efectos secundarios que afectan tu capacidad de seguir estas sugerencias. Si tú estás luchando con cualquier efecto secundario, como pérdida de apetito, náuseas, diarrea, vómitos, o cualquier otra preocupación nutricional, tus necesidades pueden ser diferentes. Un dietista registrado puede sugerir pautas de nutrición que serán apropiadas para tu tratamiento de cáncer.

Si conoces algunas recetas o alimentos que te ayudaron durante tu proceso en la enfermedad, compártelos en la caja de comentarios. Construyamos juntas una comunidad de mujeres fuertes viviendo el cáncer de mama de manera positiva.

¿Te gustó la nota? tal vez te interese: ¿Cómo verte bien cuando te sientes mal?

#comida #cancerdemama #cuidado #salud #cuerpo

51 vistas

Aviso de Privacidad

Contáctame

  • Facebook
  • YouTube

Ciudad de México