¿Cómo elegir a tu doctor?


¿Puedo escogerlo? ¿Dónde lo encuentro? ¿Tengo tiempo para hacerlo? ¿Es importante? ¿Cómo sé si es el bueno?




Estas pueden ser algunas de las preguntas que seguramente pasan por tu cabeza cuando tienes que elegir a tu docto. Y es que la relación médico-paciente en este proceso es tanta, que tener al médico indicado para ti es importantísimo e indispensable.

Aunque no existe una fórmula perfecta para asegurarte de hacer bien las cosas al escoger a tu doctor, pero sí hay algunos pasos que puedes implementar para dirigirte a la opción que más te conviene.


La relación médico paciente cuando tienes cáncer de mama, es algo súper complejo e íntimo, mucho más de lo que imaginas. Tu médico será la persona que te proporcionará la información que necesites, que te dará las opciones de tratamiento e incluso después finalizarlo, será esa persona con quien sigas teniendo contacto. Y no sólo debes ver la parte médica pues seguramente quieres tener un médico que te dedique el tiempo necesario, que responda a todas tus dudas, que te haga sentir bien y sobretodo que te dé la confianza y tranquilidad que justo es necesaria en estos momentos. Así que, como ves, es muy importante que elijas sabiamente tu doctor.


Te comparto algunas preguntas y consejos que puedes tomar en cuenta para que la elección de tu médico sea la mejor posible y sobre todo para que te sientas cómoda durante el proceso que los dos vivirán juntos.


¿Cómo escojo y encuentro a mi doctor?




¿Conoces a alguien que haya padecido cáncer de mama anteriormente? Si es así, seguramente podrás hablar con esa persona sobre su médico y cómo fue su relación y experiencia durante el proceso.


La mayoría de nosotros funcionamos por recomendación. Esa es la primera manera de encontrarlo. O preguntamos a nuestros médicos de cabecera o consultamos con amigos cercanos y familiares que han pasado por ahí.


Yo personalmente primero recurrí a una gran amiga doctora radióloga especialista en mama, que tras realizarme los estudios de mastografía y ultrasonido, me remitió a un reconocido cirujano oncólogo de mama. Obvio no dudé en verlo y en decidir que fuera mi médico después de lo que mi amiga me dijo.


Pero, los hospitales también tienen directorios para ayudarte a elegir sn caso de que no tengas. La verdad, son un buen punto de inicio para comenzar con la selección si es que no tienes referidos.


En estos directorios además, puedes investigar más detalles de los médicos referidos o inclusive buscar otros. Hay información sobre ellos, desde la especialidad médica, hasta biografías, entrenamiento, certificaciones e incluso intereses personales.

A tu doctor le tendrás que tener la confianza suficiente para cuestionarlo, y para informarle cada detalle de lo que está pasando en tu vida médica y en algunos casos personal.


Ahora bien, es importante es importante revises esta lista de aspectos que debes tomar también en cuenta al escogerlo:


1. Preferencias, ¿qué prefieres, hombre o mujer?


Hacerte este tipo de preguntas te ayudará a establecer límites en tu búsqueda, así que contemplar este tipo de detalles te acercará cada vez más a lo que podría ser tu doctor ideal.


2. Certificaciones


Investigar las certificaciones, prácticas y experiencia con la que cuenta tu posible médico es importantísimo. Saber su trayectoria puede darte más confianza de poner tu salud en sus manos. Recuerda que la confianza es un ingrediente muy importante en esta relación médico-paciente.


3. Investiga su historial


Los historiales de los médicos son un signo de la calidad de cuidado que un doctor puede darle a su paciente. Si existe negligencia o bien hay un historial limpio será muy importante para determinar si es que quieres confiar o no en ese médico.


4. Entrevista personal


Si ya tienes contemplado algún listado de médicos que cumplen con algunas de las características que buscas tal vez sea momento de comenzar a hacer una recolección de información más profunda.

Hacer entrevistas personales con los doctores que tengas contemplados puede darte un panorama mucho más enriquecedor y preciso de lo que cada uno de estos prospectos puede ofrecerte.

Después de una entrevista podrás identificar de inmediato si existe una conexión personal o no.




5. Experiencia con el cáncer de mama


Un doctor que este mucho más especializado en casos de cáncer de mama es un mejor prospecto que otro que se dedique a tratar diversos tipos de cáncer, aunque esto es un caso ideal, es muy difícil encontrar médicos que sólo se dediquen al cáncer de seno.

Esto no quiere decir que si eliges a un médico que no se especialice en esta enfermedad vaya a ser un mal doctor contigo. Toma en cuenta el historial de su carrera médica y la relación personal y médica que existe entre ambos.


6. Acceso a ensayos clínicos


Esto es importante, dependiendo de lo que estés dispuesta o no a afrontar durante tu enfermedad. Pregúntate ¿Estarías dispuesta a experimentar un tratamiento nuevo? Es por eso que saber si tu médico cuenta con acceso a ensayos clínicos puede darte la oportunidad de conocer nuevas terapias y estar más abierto a futuros tratamientos médicos.

La capacidad de participar en ensayos clínicos puede depender del tipo de hospital donde practique el médico. Muchos hospitales no llevan a cabo ensayos clínicos, pero esto no significa que los médicos de su personal no estén al día con los últimos tratamientos.


7. Conexión personal


Esta parte puedes descubrirla fácilmente en la entrevista, si no estás segura puedes llevar a cabo segundas entrevistas personales, es importante que estés segura al respecto de la decisión que vas a tomar.


Saber si entre tu doctor y tú existe algún tipo de conexión es de suma importancia, pues el cáncer de mama es un proceso largo que requiere apoyo médico y una profunda confianza sobre lo que estas dispuesta a hacer o no en el proceso.


Para muchas personas, su doctor ideal es aquel con el que se sienten cómodos compartiendo cosas en un nivel personal, mientras que para otros es más importante saber cómo el doctor se involucra en su caso en específico.


Un doctor abierto al diálogo, las dudas, y recomendaciones es una opción ideal.

Preguntas que le puedes hacer a los médicos con los que te entrevistes:

  • ¿Cuánto tiempo llevas practicando la medicina?

  • ¿Sólo ves personas diagnosticadas con cáncer de mama?

  • ¿Cuántas personas con cáncer de mama ves (u operas) en un año?

  • ¿Qué pautas de tratamiento del cáncer de mama sigues con mayor frecuencia?

  • ¿Cuál es tu especialidad médica? ¿Estás certificado en la especialidad de cáncer de mama?

  • ¿Qué porcentaje de tu práctica se dedica al cuidado del cáncer de mama?

  • ¿Tu centro médico acepta mi plan de seguro médico?

  • ¿Qué guías de diagnóstico y tratamiento usa como la base de su cuidado del cáncer de seno?

  • ¿Qué diagnósticos y pautas de tratamiento utiliza el centro médico como base de su atención para el cáncer de mama?

  • Para cirujanos: ¿Cuántas veces al año realiza el procedimiento que me está recomendando? ¿Cuántas veces al año se realiza el procedimiento en el hospital donde practica?


Ahora que ya tienes un panorama general de lo que debes de hacer para guiarte en el proceso de elegir a tu doctor, quiero recomendarte que te tomes las cosas con calma pero que no quites el dedo del renglón.


Debes de llevar a cabo tu investigación para determinar cuál podría ser tu mejor opción de compañero en este proceso que requiere mucho tanto de ti como de tu médico.


#doctor #enfermedad

30 vistas

Aviso de Privacidad

Contáctame

  • Facebook
  • YouTube

Ciudad de México