El cáncer de mama no es el fin, es el principio

Actualizado: sep 8


Sé que en este momento puede sonar como una frase difícil de entender, pero yo que ya estuve ahí dos veces te confirmo con mi experiencia que es cierta.

Es el principio de muchas cosas: de una enfermedad, de un proceso de curación y sanación, de una búsqueda y explicación del ¿Por qué a mí?, de mucha ansiedad, preocupación y es el principio de sentirse con un miedo serio y genuino a la muerte.

Pero también es el principio para buscar en ti a esa guerrera que llevamos todas dentro. Esa que maneja los roles de la vida y que se transforma en ejecutiva, ama de casa, madre, esposa, hija, dueña, proveedora, administradora, amiga, amante y mujer maravilla en un mismo día.

Eres capaz de hacer todo esto y más. Bien dice el dicho que la vida solo nos manda lo que podemos manejar así que esto es un camino más que debemos seguir, guiadas por la incansable guerrera del siglo XXI que todas llevamos dentro.

Es también es el principio del cambio, el verdadero cambio en tu vida, y como todas sabemos el cambio siempre trae cosas muy buenas.

Tendrás mucho tiempo para pensar y para reinventarte. Serán horas y reflexiones llenas de cuestionamientos que deberás enfocar en tu verdadera transformación y en tu futuro. En cómo lo quieres vivir.

Para mí el cáncer de mama fue una gran pausa…un freno inmediato que la vida me puso para detenerme por completo para pensar, planear, corregir y buscar, pero sobre todo para cambiar.


Tuve que cambiar de manera inmediata no solo mi agenda y reacomodar mis responsabilidades, sino que poco a poco me fui dando cuenta de mi urgente necesidad de cambiar mi manera de ver la vida y la importancia de la congruencia con mis principios y valores. Me di cuenta de que en verdad podemos ser felices con mucho menos de lo que siempre deseamos. Que tenemos siempre todo para lograrlo. Que en verdad lo que importa en la vida son tus relaciones personales, y que primero y siempre primero estás tú, tu familia y amigos y después todo lo demás. Que no es tan importante dar todo en un trabajo si eso te aleja de tus hijos, tu marido, tu familia o tus pasiones. Que no es tan importante el cómo te ves sino cómo te sientes. Que no es tan importante los pequeños problemas a los que les dedicas tanto tiempo sino cómo resolverlos y qué aprendemos para no repetirlos. Que no es tan importante tener todo planeado porque la vida y el universo a veces toman decisiones por ti y tus planes tienen que cambiar. Que no es tan importante nada que no te permita apreciar el cielo, una tarde, un libro o simplemente descubrir las manchas del techo en tu recámara.

¿Primera ida al doctor? Todo lo que debes preguntar a tu doctor: Guía de preguntas indispensables.






Esto es el principio del cambio, es la gran oportunidad que la vida nos da para ser mejores y demostrarnos a nosotras mismas de lo que somos capaces.

Tienes la oportunidad de aprender a ser mejor, de conocer mejor a tu cuerpo y tus emociones…

piénsalo, acéptalo, abrázalo, date chance!!! y saca lo mejor de este momento único en tu vida…es apenas el principio, ¡y claro que se puede!


¿Qué te pareció la reflexión? Cuéntame tus experiencias en los comentarios.

Si te gustó esta nota, también te puede interesar:


8 preguntas que debes hacer a tu médico sobre tu tratamiento de cáncer de mama


#emociones #cancerdemama #confusion

924 vistas

Aviso de Privacidad

Contáctame

  • Facebook
  • YouTube

Ciudad de México