8 cosas que debes saber antes de tu tratamiento de cáncer de mama


El periodo antes de comenzar con tu tratamiento es importante, puede que sientas que nada te preparará para lo que viene, pero comenzar a trabajar en una vida productiva es la cosa más sabia que puedes hacer al respecto.


Y seguramente te preguntas ¿Cómo hago eso? ¿Cómo comienzo una vida productiva si tengo todos estos miedos y preocupaciones en mi cabeza y en mi corazón? Pues bien, aunque creas que es imposible con seguridad te digo que hay algunas cosas que puedes hacer al respecto.


El miedo de no saber qué es lo que te espera y cómo reaccionarás ante esto es una de las principales barreras que ponemos de manera casi instintiva ante lo desconocido, así que no te sientas mal por experimentar esas emociones, todo lo contrario, acéptalos, vívelos y entiende las razones por las que están ahí.


Si bien esto puede llegar a parecer como un periodo de incertidumbre, dudas y mucho nerviosismo, preparar el terreno de juego para lo que viene puede hacer que tu experiencia sea mucho más fácil.


Es por eso que quiero compartirte 8 cosas que pueden hacerte sentir mejor antes, durante y después del tratamiento. Son cosas que aprendí cuando yo estaba en tratamiento y que de haberlas sabido me habrían ayudado a sobrellevarlo de una mejor manera, ahora quiero que las sepas para que te sientas segura pesar de todas las emociones que estás viviendo.


Estos son algunos consejos médicos, nutricionales y de estilo de vida para recibir tu tratamiento, sin más por decir, sólo quiero recordarte que no importa cuántos de estos consejos tomes en cuenta, aquí lo más importante es que tú te sientas lo suficientemente cómoda para enfrentar el tratamiento:

1. Hazte un chequeo dental antes de comenzar


Al someterte a cualquier procedimiento médico, siempre existen dudas y preguntas sobre los efectos secundarios, y cuando se trata de cáncer, esas dudas y preguntas se multiplican por 100.


La razón por la cual debes de hacerte un chequeo dental antes de comenzar con tu tratamiento no es muy conocida, pero sí es muy importante. En tratamientos como la radiación, efectos secundarios como llagas en la boca y complicaciones como boca seca, caries, pérdida o cambios en el sentido del gusto, dolor de encías, infecciones en la boca, rigidez en la mandíbula entre otras afecciones.

Para ayudar a compensar la posibilidad de padecer problemas dentales, tener un chequeo dental completo y limpieza, es un paso importante y sabio antes de comenzar el tratamiento.


Además, productos para el cuidado bucal pueden ser excelentes para mantener tu boca en buen estado. Pregunta sobre pastas especiales con fluoruro para usar durante los tratamientos y si vas a recibir radiación, infórmate sobre la protección de mandíbula.


2. Evita alimentos y bebidas muy frías o calientes


Los alimentos muy fríos o calientes serán cosas que tal vez querrás evitar. Puede que después de tu primera sesión de tratamiento, la sensibilidad de tu boca se incremente, por lo cual con una bebida muy caliente o muy fría puedes llegar a sentir dolor e incomodidad.


En este caso, las bebidas y alimentos a temperatura ambiente se convirtieron en mis mejores amigos. Recuerda que es muy importante que te alimentes correctamente desde el inicio hasta el final de tu tratamiento e incluso después de haberlo finalizado.


Que te alimentes constantemente con una dieta balanceada y rica en proteínas y nutrientes puede hacer la diferencia en cuánto tiempo tardarás en recuperarte y en la manera en cómo te vas a sentir durante el proceso.


Si tienes dificultades para comer, los licuados y smoothies pueden ayudarte mucho, sólo recuerda que no deben de estar muy fríos ni calientes.


3. Carga algo para masticar


Aquí tendrás que armar tu botiquín básico para las salidas, cuando te encuentres fuera de casa, tener a la mano desde una pastilla para el dolor de garganta hasta alguna golosina saludable pueden hacerte sentir mucho mejor.


Te aconsejo que en tu bolsa siempre cargues con pastillas para el dolor de garganta, tabletas saborizadas para cuando el sabor metálico se apodere de tu boca, alguna golosina saludable y alta en proteínas para cuando te surja el apetito como bolsitas de nueces y frutos rojos, tú deja tu imaginación volar.


4. Mantén tus alimentos sabrosos y atractivos


Es cierto, cuando tienes cáncer el apetito se te escapa de las manos, y es normal; estas cansada, quieres dormir, y no estás pensando precisamente en lo que vas a comer, pero los alimentos son muy importantes para recuperar tus energías y darle a tu cuerpo lo necesario para reponerse.


Haz lo que este en tus manos para que tus alimentos se vean deliciosos, tanto como para que se te antojen, cocina tus platillos favoritos y pon mucha atención sobre qué te metes a la boca, recuerda que le estas dando a tu cuerpo las herramientas necesarias para reponerse y luchar.


5. Permanece hidratada


Seguramente escucharas esto mil veces por parte de tus doctores, amigos y familia, pero es muy importante; tienes que permanecer hidratada.


Los tratamientos en su mayoría deshidratan el cuerpo, los efectos secundarios como los vómitos y la diarrea entre otras cosas pueden hacer que a tu cuerpo le falte agua. Debes de tener presente que la deshidratación puede tener diversos síntomas como la fatiga.


Si tu agua tiene un mal sabor al beberla, trata con bebidas deportivas, jugos, caldos y smoothies.


6. Evita la cafeína en la tarde


Tu cuerpo está débil, necesitas descansar, así que mantenerte lejos de esa taza de café en la tarde es una decisión muy inteligente. Un descanso apropiado después de un día de tratamiento será la pauta perfecta para que tu organismo se relaje y comience a asimilar el medicamento.


Es importante que consideres las cantidades de cafeína que estas consumiendo en general, aunque en algunos casos puede llegar a ayudarte con la fatiga, es primordial que consultes con tu doctor si esto es beneficioso o negativo para tu situación en particular.

7. Planea tus tiempos y evita el aburrimiento


La duración de la quimioterapia y otros tratamientos pueden llegar a variar de minutos a horas, dependiendo del horario. Hay una posibilidad de que todo lo que quieras hacer al final del día es recostarte y dormir.


La mayoría termina cansándose de relajarse y desean hacer algo que los pueda conducir a una experiencia loca. Para prepararte mejor en esta fase, arregla una caja y llénala con tus formas de entretenimiento favoritas, desde libros para colorear, hasta crochet serán buenas opciones para librarte del aburrimiento. Recuerda, siempre hay cosas que hacer, puedes ver tus películas favoritas, comenzar nuevas series de las que has escuchado hablar.


8. Tómalo día por día


Respira profundo y recuérdate constantemente; “Tengo esto”. El cáncer puede hacerte sentir como que no cuentas con control alguno, pero planear el futuro y tener en mente estos tips te harán capaz de tener algo de control en tus manos.


Mantén la cabeza al frente y prueba reunirte y hablar con esos que han estado en tus zapatos, encuentra a alguien que haya finalizado su tratamiento y habla todo lo que tengas que hablar, podrás obtener más información de la que pesabas, no hay nada mejor que hablar con alguien que realmente entienda por lo que estás pasando.


Recuerda que entender que hay cosas que puedes hacer para que el proceso del tratamiento sea más sencillo y cómodo para ti es importante.

No dejes pasar la oportunidad de informarte para tomar las decisiones sabiamente, yo padecí de esta enfermedad en dos ocasiones y te puedo decir que mientras más investigaba más claridad y confianza tenía, ese es el secreto para superar el cáncer de mama.


#tratamientodecáncer #consejos #dudas #alimentación

80 vistas

Aviso de Privacidad

Contáctame

  • Facebook
  • YouTube

Ciudad de México