5 cosas que el cáncer de mama me enseñó sobre sanar


Cada vez que me siento a escribir un nuevo artículo, desarrollo una guía, respondo a un mensaje o doy un consejo, no puedo evitar pensar en cómo cada proceso de cáncer de mama es distinto.


Aunque me gustaría que esta enfermedad fuera como una prueba científica con una serie de pasos que todas pudiéramos seguir para sanar, no es así.


Y eso lo aprendí con mi propio proceso de cáncer de mama, que es diferente al tuyo y de muchas de las otras mujeres que me están leyendo en este momento.


Lo aprendí cuando investigaba y encontraba testimonios y me daba cuenta que nada de eso aplicaba a mi propio proceso.


Sanar es el deseo más grande de toda paciente de cáncer de mama y toda acción que llevamos a cabo tiene como objetivo lograrlo. Pero conforme pasa el tiempo, y esto estoy segura te pasará a ti también, te das cuenta que con el cáncer de mama la palabra sanar tiene otro significado.


El cáncer de mama no sólo va a transformar tu salud, también tu vida y hoy quiero compartir contigo 5 cosas que aprendí sobre sanar cuando viví con cáncer de mama y que me hicieron vivir diferente:


1. El estrés sí influye


Hace unos años, cuando se hablaba de la relación entre las emociones y las enfermedades crónicas, parecía algo poco importante. Hoy la ciencia ha comprobado que este tipo de enfermedades pueden ser causadas por problemas de estrés. Si algo aprendí a lo largo de mi proceso de cáncer de mama fue cómo dar prioridad a ciertas áreas de mi vida y soltar todas aquellas que me causaran una angustia innecesaria. Al final del día el cáncer de mama te enseña a valorar tu salud mental física y emocional así que la próxima vez que sientas ansiedad, miedo o estrés respira profundo y recurre a esos recursos que te hacen sentir bien.


2. Dormir bien es importante




Todas las rutinas de belleza lo dicen, dormir bien es el secreto para verte bien. Pues ahora la ciencia ha comprobado que dormir poco puede incrementar las posibilidades de desarrollar un tumor o hacerlo crecer. No es nuevo que dormir bien es de gran ayuda para el funcionamiento del cuerpo, pero cuando leí este dato recordé algo muy importante del proceso de cáncer de mama; estamos tan aferradas a mantener nuestro estilo de vida que llevamos al cuerpo al límite y evitamos dormir a pesar de sentirnos muy cansadas. Mi mejor consejo es: dale a tu cuerpo lo que necesita, si es dormir, duerme. Hoy más que nunca debes darle prioridad para poder sanar.

Recuerdo muy bien esas tardes después de la quimioterapia en donde no podía ver tele, ni leer, ni hacer nada más que ver el techo de mi casa y observar desde la ventana lo poco que alcanzaba a ver. A ratos dormitaba, y sí que me hacía bien.


3. Nutrir tu cuerpo puede hacer la diferencia




A lo largo de mi proceso le di un peso importante a mi alimentación y es que con los tratamientos y las células cancerígenas nuestro cuerpo comienza a perder ciertos nutrientes vitales para su funcionamiento. En mi caso fue la vitamina D y tuve que aumentar mi consumo de ésta, no sólo con los alimentos, también con ciertos suplementos recetados por mi doctora. No olvides poner atención a esta área, acércate a tu especialista y pregúntale qué más puedes hacer para ayudar a tu cuerpo a estar lo más sano posible. Tomé también mucha vitamina C para apoyar mi sistema inmune.


4. La comida puede ayudarte a vencer el cáncer de mama


Existen muchos nutrientes que afectan el crecimiento y desarrollo de las células cancerígenas y que apoyan la salud de las células sansas. Desde verduras de hojas verdes hasta las que tienen carotenos o son altas en fibras. Nada como estar bien nutrida de comida natural y verdadera. Todo lo que comas debe tener un alto grado nutricional y deberás comer variado y sano para sentirte mejor. Es la manera en la que le ayudarás a tu cuerpo a procesar tantos medicamentos. Pon atención en lo que comes todos los días.


5. Lo más importante es lo que aprendes del cáncer




Y lo más importante ante un freno en la vida como éste es lo que viene después. Los cambios que decidimos hacer en nuestra vida y la búsqueda de la felicidad y el amor en la vida.


El proceso de cáncer de mama no es un proceso fácil, las emociones están a tope y es probable que más de una vez te sientas culpable por lo que está pasando. Mientras más pronto entiendas que esto no es tu culpa y que sanar la mente es sanar el cuerpo, más estarás ayudando a tu cuerpo. Recuerda que todo lo que piensas y sientes tiene un impacto directo en tu salud, busca espacios positivos y suelta todos los pensamientos que te hacen daño.


Cuando me senté a escribir este artículo quería compartir contigo aprendizajes prácticos, que pudieras aplicar en tu día a día para saber que estás luchando con todas las herramientas contra el cáncer de mama y sí, los 5 consejos de arriba son útiles y prácticos. Pero también recordé algo que es más importante que todo lo anterior, mi mayor lección durante el cáncer de mama, fue entender que fue una oportunidad de vida para transformarme y convertirme en la mejor versión de mi misma.


Esta es también tú oportunidad. Úsala sabiamente.

#sanar #superación

160 vistas

Aviso de Privacidad

Contáctame

  • Facebook
  • YouTube

Ciudad de México