¿Ejercicio? Sí se puede durante el cáncer de mama


Sé que estás cansada, que hay días en los que levantar un vaso de agua parece una tarea imposible, que el cuerpo duele y que es más fácil quedarse en cama que salir a enfrentar el mundo.


Pero entre ser una observadora de la enfermedad y tomar acción para superarla, quiero que seas la mujer que tiene el control, que sale de esa rutina y se atreve a hacer pequeñas cosas que hacen una gran diferencia.


No, no digo que te esfuerces demasiado cuando te sientes mal. Los momentos para descansar, descansa, pero en los pequeños ratos que te sientas con energía, dale a tu cuerpo la oportunidad de sanarse y fortalecerse a través del ejercicio.


La mayoría de los doctores te recomiendan hacer ejercicio de bajo impacto, en mi caso, decidí bailar porque más allá de hacer ejercicio era una actividad que me encantaba y me motivaba a seguir adelante.


Ese es el secreto de hacer ejercicio cuando tienes cáncer de mama, no se trata de hacerlo por “verte bien” sino de volver a confiar en la fuerza de cuerpo, de darte cuenta que sí puedes lograr lo que te propongas, que sí puedes correr un poquito más.


Se trata de encontrar una actividad que te haga olvidarte de la enfermedad y disfrutar un par de horas al día.


Quizá en este momento estás pensando: “¿Estoy intentando cuidar a mi familia, trabajar y luchar contra la enfermedad y tú quieres que haga ejercicio?”. Confía en mi, el ejercicio es un factor fundamental para mantener la claridad en tu proceso.


No se trata de convertirte en atleta profesional si no de tener un espacio para no pensar. Hay muchos tipos de ejercicio que puedes hacer como:

  • Yoga

  • Baile

  • Trotar

  • Taichi

  • Pilates


Si en este momento estás dispuesta a darle una oportunidad al ejercicio entonces anota mis mejores consejos para sacarle provecho:


1. Ejercítate a tu propio ritmo



Como te dije al principio, sé que hay días que el cáncer de mama te impide estar al 100% y no quiero que hagas demasiado esfuerzo. No se trata de dañar más a tu cuerpo sino de ayudarlo a reactivarse, a liberar endorfinas, a liberarse un poco de toda la carga por la que ha pasado es por eso que te recomiendo que todo lo hagas a tu propio ritmo.


Si ves a alguien en el gimnasio corriendo a toda velocidad y tú no puedes más que caminar, respira profundo y no te sientas mal. Recuerda que tú estás luchando contra un enemigo en tu cuerpo y que hoy necesitas cuidarte.


No busques ser la mejor simplemente busca algo que te haga sentir la mejor mientras lo estás haciendo.


2. Hasta el movimiento más mínimo cuenta


Quizá ninguno de los ejercicios que te comparto arriba funcionan para ti. No te preocupes, no tienes que ir a una clase o al gimnasio, hasta los movimientos más pequeños cuentan así que la próxima vez que vayas al súper deja el coche un poco lejos y camina o si vas a subir sólo un piso evitar usar el elevador.


La idea es mover tus músculos, volver a sentir la fuerza de tu cuerpo al realizar hasta las actividades más sencillas y poco a poco mejorar tu condición física. ¿Por qué? Porque si tu cuerpo está fuerte, va a luchar con más fuerza contra la enfermedad.


3. Practica, practica, practica la paciencia


Los ejercicios que requieren tenerte en el aire, hacer demasiados saltos o levantar demasiado los brazos pueden ser frustrantes y contraproducentes ya que hay efectos secundarios como el vértigo, las náuseas y los dolores en el área del pecho que te harán sentir incómoda a la hora de realizar estos ejercicios.


Lo mejor que puedes hacer en estos momentos es recordar que incluso en tus mejores días estás luchando contra el cáncer de mama y será normal que no puedas realizar todas las actividades, pero vale la pena buscar y encontrar una que te haga feliz así que se paciente contigo misma.


4. No te preocupes por lo que piensan los demás



No te preocupes por cómo te ves o cómo te ve la gente a la hora de hacer ejercicio, ellos no saben el proceso que estás viviendo y enfocarte en lo que piensan los demás solo te alejará de una gran oportunidad durante el cáncer de mama: hacer ejercicio.


Enfócate en lo que estás haciendo no importa si la gente te ve raro porque cubres tu cabeza sin pelo o porque te ves un poco enferma, el simple hecho de estar ahí parada fortaleciendo tu cuerpo es una batalla ganada.


5. Recuerda que el ejercicio tiene sus beneficios


Muchos doctores les preocupa que el ejercicio pueda desatar problemas como el linfedema debido a la presión o fuerza que recae sobre el área del pecho al momento de hacer ejercicio pero sin duda quiero que sepas que hay MUCHOS ejercicios libres de riesgo y que sus beneficios superan, por mucho, cualquier factor negativo.


Algunos de esos beneficios son:

  • Eleva tu energía

  • Reduce el cansancio

  • Previene subir de peso

  • Maneja el estrés y la ansiedad

  • Mejora la salud de tus huesos

  • Mejora el sueño

  • Mejora la salud de tu corazón


Aquí los tienes, mis 5 mejores consejos para hacer ejercicio durante tu proceso de cáncer de mama. ¿Qué esperas para encontrar una actividad que te ayuda a liberar endorfinas y sentirte feliz la mayor parte del día? Si ya haces o quieres hacer ejercicio, me encantaría escucharte en los comentarios.


Ahora, si buscas complementar tu ejercicio con comida rica pero saludable, que te ayude con los efectos secundarios y mejore tu salud, no olvides descargar mi guía GRATIS “Nutrición y cáncer de mama. Consejos básicos para comer durante tu proceso”.


#ejercicio #yoga #movimiento

180 vistas

Aviso de Privacidad

Contáctame

  • Facebook
  • YouTube

Ciudad de México