¿Cómo preparar a tu familia para la quimioterapia?


Enfrentar el cáncer no es fácil, son muchas las cosas que tienes que considerar. Tu vida va a cambiar por completo y aunque por un segundo quisieras esconderte debajo de la cama y no volver a salir, es imposible.

Pero tranquila. Sé que tienes miedo, yo también he estado ahí, también he querido salir corriendo y también tuve que resolver muchas cosas de forma casi intuitiva. ¡Cómo quisiera haber tenido más información como esta cuando enfrenté el cáncer!

Pero ésta es una de las muchas razones por las cuales hago lo que hago, porque sé que ahora que tienes el diagnóstico y que tu tratamiento está por comenzar, hay mil preguntas en tu cabeza, empezando por “¿qué va a pasar con mi familia?”

Antes de entrar en los consejos, quiero decirte que todo va a estar bien y que las personas que no entiendan el proceso que estás viviendo, simplemente no estaban hechas para acompañarte en este momento de tu vida, no tiene que ver contigo y mucho menos con la enfermedad.

Con mi experiencia, quiero ayudarte a resolver 4 de las preguntas más comunes antes de arrancar el tratamiento y que involucran la forma en la que te relacionas con tus seres queridos:

  1. ¿Los efectos secundarios pueden afectar a mi familia?

Todos sabemos que el cáncer no es contagioso. Durante el tratamiento, puedes y debes disfrutar del apoyo y la compañía de familiares y amigos. Pero también habrá días en los que no te sentirás lo suficientemente bien como para recibir visitas y deberías tomarte el tiempo para descansar y cuidar tu energía.

Estoy segura que muchos de tus familiares y amigos van a querer ayudarte, pero lo más seguro es que no sepan exactamente cómo. Tómate un par de días para pensar de qué forma las personas más cercanas a ti pueden ayudarte a que este proceso sea más fácil.

Puedes pedirles que preparen comidas simples y saludables. O tal vez te gustaría que alguien te acompañe a tus citas e incluso al tratamiento. Sea lo que sea, no tengas miedo de pedir ayuda. Esta es una de las grandes lecciones del cáncer.

2. ¿Mi familia debe preocuparse por su salud?

La quimioterapia te deja más vulnerable a la infección, y aunque esto no quiere decir que vas a contagiar a tu familia es una buena idea que tomen precauciones para evitar enfermarse, y no, aclaro de nuevo, no se van a enfermar de cáncer.

La realidad es que durante el tratamiento eres tú quien estará más propensa a enfermarte, tus defensas están bajas y otros virus que son contagiosos puden estar en el ambiente.

Pídele a tu familia que mantengan un espacio limpio, que tengan cuidado a la hora de cocinar y que se laven las manos siempre que regresen de la calle. Si alguien se enferma de gripa o algo parecido, evita estar en contacto con ellos.

3. ¿Cómo manejar mis relaciones personales durante la quimioterapia?

Este paso me parece importante. Sé que muchas veces los familiares, amigos e incluso compañeros de trabajo cercanos también pueden tener días difíciles. A veces, pueden sentirse especialmente preocupados o estresados ​​por su diagnóstico y su tratamiento. Un diagnóstico de cáncer puede cambiar la dinámica familiar, los roles y las prioridades.

Las actividades sociales y las tareas cotidianas que antes parecían importantes pueden parecerlo menos ahora. Los cónyuges e hijos pueden encontrarse como cuidadores. Es posible que necesiten ayuda en la casa de una manera que no solían hacer antes.

Es importante que recuerdes que los cuidadores y otros miembros de la familia, especialmente los niños, también pueden necesitar apoyo adicional.

La comunicación es clave.

Mantener abiertas las líneas de comunicación puede ser útil, especialmente con las personas más cercanas a ti. Si no puedes expresarte verbalmente, considera escribir una carta o enviar un correo electrónico.

A algunos les resulta útil compartir el progreso del tratamiento con sus seres queridos a través de un blog o un grupo cerrado de Facebook.

Esto te permite mantener a todos actualizados sin tener que preocuparte por actualizar a cada persona individualmente. También puedes mantenerte en contacto cuando no te sientas bien con los visitantes o las llamadas telefónicas.

Si las redes sociales no son para ti, considera otras formas de mantener actualizados a tus familiares y amigos. Encuentra una manera amable de informar a tus seres queridos lo que necesitas, ya sea asistencia adicional o tiempo para ti.

4. ¿Cómo cuidar de mis hijos durante el tratamiento?

El tratamiento del cáncer de mama y los efectos secundarios relacionados, pueden ser especialmente difíciles para las mujeres con niños que viven en casa. Es posible que te preocupe cómo tu diagnóstico y tratamiento afectarán a tus hijos.

Quizás te preguntes cuánto debes compartir con tus hijos. Esto probablemente dependerá de sus edades. Los niños más pequeños pueden no necesitar tantos detalles como los niños mayores. Pero los niños de todas las edades se darán cuenta de que algo está mal, les digas o no.

La American Cancer Society recomienda que los niños de todas las edades estén al tanto de lo básico. Esto incluye:

  • Qué tipo de cáncer tienes.

  • En qué parte del cuerpo se encuentra.

  • ¿Qué pasará con tu tratamiento?

  • Cómo esperas que cambie tu vida.

Cuidar a los niños es un desafío día con día. Puede ser especialmente difícil cuando estás luchando con tu propia ansiedad, fatiga u otros efectos secundarios del tratamiento contra el cáncer. Considera formas en que podrías obtener ayuda con las responsabilidades de cuidado infantil cuando lo necesites.

Habla con tus médicos y enfermeras. También habla con trabajadores sociales, psicólogos y personas profesionales en el tema, especialmente si eres una madre o un padre soltero y careces de apoyo en el hogar. Pueden ayudarte a encontrar otros recursos.

#quimioterapia #senos #familia #preparacion #cancerdemama #Cáncer #vida #hijos

29 vistas

Aviso de Privacidad

Contáctame

  • Facebook
  • YouTube

Ciudad de México