3 maneras seguras para superar el miedo y la ansiedad


Seguramente estás muy ansiosa y nerviosa por tu futuro, por lo que va a pasar, por tu curación, tu tratamiento, tu casa, tu trabajo, tus planes, y toda tu vida. Vas a seguir sintiendo ansiedad durante todo el proceso. Pero lo más importante es manejarla y no permitir que te tome por completo.


Citemos a la autora Katherine Paterson, la cual dijo en una ocasión: «Temer es una cosa. Dejar que el temor te agarre de los pies y te arrastre por todas partes es otra».


Si te has dado cuenta de que tienes demasiada ansiedad, sigue estos pasos para ayudarte a volver a la calma:


Tómate 2 minutos y RESPIRA


Ya sé, ya sé, en todas partes habrás escuchado de la «respiración profunda» para ayudar a relajarte y reducir la ansiedad, pero tenme paciencia.


La respiración acelerada y superficial es el primer desencadenador que pone en acción los demás síntomas de la ansiedad. Al controlar tu respiración controlarás todos los otros síntomas.


Si exhalas con más lentitud de la que usas para inhalar, tu cuerpo queda “forzado” a calmarse al instante.


Si comienzas a sentir temor:

  • Detente

  • Siéntate y cierra los ojos

  • Concéntrate en tu respiración

  • Inhala (cuenta hasta 7 rápidamente en tu cabeza)

  • Exhala (cuenta hasta 11 rápidamente en tu cabeza)

Si haces esto por uno o dos minutos, te asombrarás de lo rápido que te has calmado. La llamamos la «respiración 7/11» pero los números tú los decides, siempre y cuando la exhalación dure más que la inhalación.


Usa una parte distinta de tu cerebro


Cuando nos ponemos ansiosos, es más difícil pensar con claridad. Pero si nos forzamos a utilizar las partes del «cerebro pensante», la emoción se diluirá y comenzarás a calmarte.


La manera más sencilla de hacerlo es con números. Dale a tu miedo una puntuación del 1 al 10, con el 10 denotando el estado máximo de terror que puede haber y el 1 representando el estado de relajación total.


Cuando sientas ansiedad, pregúntate: «¿En qué número de la escala estoy? ¿Un 7, o un 5?» Con sólo hacer esto se reducirá tu ansiedad porque el cerebro pensante comenzará a activarse, debilitando la emoción y calmándote automáticamente.


La ponderación (conocida en ocasiones como «calificación») de tu temor lo rodea con una «cerca», lo hace más manejable y te fuerza a pensar.


Toma el control de tu imaginación


El miedo y la ansiedad se desarrollan bien cuando imaginamos lo peor. Hemos desarrollado la imaginación para que esta se proyecte al futuro y así podamos planificar por adelantado.


Sin embargo, un efecto secundario de ser capaces de imaginar futuros posibles es que podemos visualizar cosas que salen mal. Esto puede resultar útil; después de todo, realmente puede que haya atracadores o estafadores. Pero las imaginaciones no controladas son un campo fértil para que la ansiedad y el temor arruinen vidas por lo demás felices.


Imagina resultados positivos, imagínate saludable y feliz, imagina que sales ganadora en esta etapa de la vida, imagina que el cáncer será para ti como resultado una mejor versión de tu propia vida. Piensa e imagina en positivo, visualiza todo aquello que quieres que pase.


De verdad los resultados son increíbles y lograrás calmarte de inmediato.


¿Qué sentiste cuando recibiste la noticia? ¿Tienes dudas o ganas de hacer las cosas distintas? ¿Te gustaría probar metodologías para transformarte y vencer al cáncer de mama? Únete a mi comunidad para recibir en tu correo más información.


Si te gustó esta nota, tal vez te puede interesar: Guía de 4 pasos para aceptar la noticia del cáncer de mama

#miedo #ansiedad #cáncerdemama #superatusmiedos #cáncer

37 vistas

Aviso de Privacidad

Contáctame

  • Facebook
  • YouTube

Ciudad de México