El Yoga: un aliado contra el estrés de vivir con cáncer de mama


Cuando te diagnostican con cáncer de mama es como vivir un accidente; en un par de segundos la seguridad que tenías se convierte en miedo al futuro, ansiedad e incertidumbre. Los médicos afirman que muchas de las mujeres que han sido diagnosticadas con cáncer de mama sufren síntomas post-traumáticos.


Estos síntomas pueden consumirte a lo largo de tu proceso de cáncer de mama pero aprender a escucharlos, controlarlos y dejarlos ir es una de las más grandes recompensas de esta enfermedad y sé que puedes lograrlo.


Mientras más consciencia haces de lo que sientes, más fuerte, valiente e inteligente te vuelves, sí, la inteligencia emocional es una cualidad que te ayudará de ahora en adelante.




Sin embargo, hacerlo no es tan fácil como parece y como siempre les digo: cuando tienes cáncer de mama, lo mejor que puedes hacer es buscar los recursos que sean necesarios para vivir y sentirte lo mejor posible.


El Yoga fue uno de estos recursos durante mi proceso, me ayudó no sólo a controlar el miedo y el estrés, también solté tensiones en el cuerpo y me di la oportunidad de tener un momento del día sólo para mí y mi bienestar.

Yo ya practicaba yoga con un gran maestro y al recibir la noticia le dije que necesitaba de él, de su tiempo y de su ayuda para mantenerme activa y ser muy disciplinada con mis rutinas y mis clases. Me propuso un plan personalizado y es así como acompañé todo ese año de tratamiento acompañada del yoga, curando el cuerpo y ayudándole a sanar de las tensiones, el cansancio, los medicamentos, las emociones y a callar la mente.


Hoy quiero compartir contigo las 4 razones por las que debes intentar la práctica de yoga. Además, en breve verás lo que estoy preparando para entender mejor el yoga.


Por ahora te comparto 4 razones por las que deberías intentar hacer Yoga:


1. Te vas a sentir más relajada


Para sanar necesitamos relajarnos, soltar las tensiones del cuerpo e incluso aprender a dejar ir los pensamientos que nos causan ansiedad, miedo o incertidumbre. Cuando tienes cáncer de mama, pensar en relajarte puede ser algo imposible pero el estrés es peor de lo que parece. Vivir en constante estrés sólo debilitará tu sistema inmune, dejándote débil frente a la enfermedad y cansada siempre.

Practicar Yoga te permitirá desarrollar la habilidad de controlar tu cuerpo y tu mente, encontrando un estado de equilibrio y relajación que puede durar por horas y a veces días.



2. Vas a fortalecer tu cuerpo y tu mente




Quizá una de las razones más importantes por las que deberías hacer Yoga es el hecho de que esta práctica te enseña afrontar una enfermedad como el cáncer de mama. El Yoga te ayudará a recuperar la conexión con tu cuerpo, a verlo como un templo más allá de un cuerpo enfermo. Con esta práctica podrás recuperar la confianza en tu cuerpo mientras fortaleces tus músculos. Además, vas a aprender a escucharte mejor y a identificar qué necesitas. Desde un yoga restaurativo, después de una sesión de quimioterapia, hasta algo que acelere más tu corazón para ayudarte a producir endorfinas. El yoga puede adaptarse a estos momentos en los que necesitas diferentes tipos de actividad física pero siempre conexión con la mente.


3. Reducirás los síntomas asociados con el tratamiento


Si sufres de insomnio, dolor de cuerpo, cansancio, depresión, ansiedad, y otros síntomas relacionados con el tratamiento de cáncer de mama déjame decirte que el Yoga es la solución que estabas buscando. A lo largo de mi proceso, meditar y hacer yoga me permitía relajar el cuerpo por las tardes e incluso dormir mejor, muchos de los dolores físicos se debían a la tensión con la que pasaba por el tratamiento así que hacer yoga me ayudaba a estar relajada y sanar. En verdad la diferencia es enorme. No se trata de llevar el cuerpo al extremo sino de conectarlo con la mente y dedicar espacio para nosotras, en soledad, en calma y haciendo algo bueno por nosotras.


4. Vas a encontrar inspiración para tomar mejores decisiones


Sobrellevar el cáncer de mama puede ser una tarea difícil. Todos los días nos enfrentamos a nuevos problemas, preocupaciones y miedos. El Yoga te permite romper con las barreras de la incertidumbre para que en la calma de la práctica encuentres nuevas y mejores soluciones a las batallas de todos los días. Cuando pasamos por esta terrible enfermedad, es normal que las emociones nos nublen el juicio pero practicando Yoga podemos encontrar un momento para pensar con mayor claridad y tomar mejores decisiones.




La verdad es que siempre mis mejores respuestas y soluciones en la vida las he encontrado en momentos de meditación, esa parte de la práctica del yoga que se hace al terminar la sesión. Y no soy la más pro ni experta en meditación ni en yoga. No necesitas serlo, se necesita sólo tu voluntad y el respeto por la práctica y por tu tiempo.


Desde que empecé con este proyecto, siempre había querido poder ayudar a otras mujeres que están pasando por lo mismo que yo. Todas estas herramientas, como el Yoga, son alternativas para que tomes el control de tu proceso, para que busques nuevas formas de vivir mejor, para que te encuentres entre el caos y superes la enfermedad.


Si te decides a probar esta técnica me encantaría saber lo que piensas, cómo te funciona y si crees que puede hacer la diferencia para vivir mejor tu proceso de cáncer de mama. Por ahora te comparto una guía para manejar la noticia del diagnóstico, y desde el primer día, tomar mejores decisiones.

#yoga #ejercicio

23 vistas

Aviso de Privacidad

Contáctame

  • Facebook
  • YouTube

Ciudad de México