6 consejos para seguir adelante después del cáncer de mama



Muchos pensarán que al terminar el tratamiento, todo lo que debes de hacer es olvidarte de lo que acabas de pasar y comenzar a tener una “nueva vida”, el típico borrón y cuenta nueva. Pero tú, así como yo, y como cualquier mujer que ha pasado por todo lo que implica el cáncer de mama, sabemos que no es tan fácil.


De un momento a otro, todos comienzan a decirte “Oye, te ves muy bien”, tratando de darte fuerza y echarte porras para seguir adelante, pero por alguna razón tus sentimientos son casi tan mezclados como la primera vez que te enteraste que tenías cáncer.


Te entiendo perfecto, tratar de comenzar de nuevo con tu vida, y darte cuenta de que muchas cosas han cambiado; desde los constantes olvidos (el famoso “chemobrain”), el ver las cosas de manera distinta, sentir que se te ha olvidado manejar, y hasta sentir desconfianza por la manera en cómo te ves y te sientes, pueden hacer las cosas aun más difíciles..


Aprendí algunas cosas al terminar mi tratamiento y entrar en un proceso de remisión y de revisiones constantes. Hoy quiero compartir contigo algunos consejos que me sirvieron mucho cuando di este gran paso de comenzar a vivir sin cáncer.

Como siempre lo digo, puede que no todos los consejos te sirvan, todas somos diferentes y reaccionamos a nuestra manera.


1. Vive día por día


Al principio, me costaba mucho trabajo hacer planes a largo plazo, era difícil para mí ver a futuro, y más cuando el cáncer de mama me hizo cuestionarme lo que pasaría en mi vida.


Es por eso que tomar las cosas día a día, me dio la fuerza de continuar y de experimentar lo que la vida me ofrecía poco a poco.


No esperes regresar al trabajo o a tu antigua rutina con las fuerzas al 100%, este es un proceso largo, incluso después de haber terminado tus tratamientos, puede que aún tengas algunas secuelas o efectos secundarios presentes.


2. Planea una nueva rutina


Trate de crear tu nueva rutina de vida. Seguro aprendiste mucho en este proceso y de entrada habrá cambios que quieres hacer.


En mi caso, desarrollar una nueva rutina de vida me dio la oportunidad de sentir control en mi vida de nuevo. No fue fácil, cada día era la oportunidad de conocerme y de entender mi cuerpo, y estoy confiada en que tú podrás hacer lo mismo.


3. No guardes tus emociones, nunca más




Terminaste con el cáncer, ¿y ahora qué? Miles de emociones se hacen presentes a cada momento. El cáncer de mama, además de ser un campo de batalla en tu cuerpo, también lo es en tus emociones y sentimientos, cada paso en la enfermedad es un nuevo aprendizaje, y ahora has llegado al final.


Yo encontré que disfrutar de las cosas más simples como platicar con mi hija, acariciar a mis perros o simplemente ver el cielo, se volvieron terapéuticos.


4. Sé honesta con tus amigos y la gente cerca de ti


Este es un tema complicado, los amigos y la familia quieren ayudarte, apoyarte y hacerte sentir fuerte y poderosa. Y aunque sus intenciones siempre son buenas, muchas veces necesitas tiempo solita contigo para lidiar y procesar con ciertas cosas.


Así que literalmente “diles la neta”…es normal que te sientas abrumada y que quieras tiempo para ti. Hazles saber que necesitas espacio, déjales claro que si en algún momento necesitas ayuda se las pedirás.


5. Cuídate mucho


Uno de los aprendizajes más grandes que yo tuve fue el escuchar a mi cuerpo. Después del cáncer me hice una persona mucho más sensible a todo lo que me pasa y cómo lo que pienso, siento y como le afecta a mi cuerpo. Escúchalo y cuídalo.


Mantenerte activa, conoce y reconoce tus límites. Es poco a poco que recuperarás condición física. Ten paciencia pero no dejes de moverte.


Yo pasé por lo mismo que tú, y te comprendo, el cáncer de mama es todo un proceso que involucra no sólo una parte médica, sino también una emocional, tanto que al terminar con tu tratamiento, te das cuenta de que no eres la mujer que comenzó y que ahora una persona más fuerte y consciente ha tomado el lugar.


El miedo puede que siga presente, pero tus acciones día a día, los hábitos y el estilo de vida saludable pueden darte la confianza de que estás haciendo las cosas bien por ti misma, deja de temer y comienza vivir la vida de nuevo, con una mirada distinta, que te deja aprovechar cada segundo al máximo.


6. Haz lo que te apasiona


Todas tenemos alguna pasión, y todas olvidamos por momentos o por nuestras grandes responsabilidades, hacer eso que nos llena de felicidad.


Yo retomé el baile, que tanto me gusta hacer y que tan feliz me hace.


Se trata de que te acuerdes que lo que te apasiona debe estar siempre presente en tu vida y nunca, nunca, por nada ni por nadie, lo debes abandonar.



#cancerdemama #superación #vidadespuésdelcáncer #despuésdelcáncerdemama

54 vistas

Aviso de Privacidad

Contáctame

  • Facebook
  • YouTube

Ciudad de México